Complejo Hospitalario La Mancha Centro

Noticias

ImprimirE-mailPDF

Ocho de cada diez casos de cáncer de ovario se diagnostican en estado avanzado. Factores como la edad, sufrir endometriosis o no haber tenido hijos, incrementan el riesgo de padecerlo. El cáncer de ovario no presenta síntomas en etapas tempranas, especialistas recomiendan exámenes preventivos.

Ocho de cada diez casos de cáncer de ovario se diagnostican en un estado avanzado de la enfermedad. La razón fundamental reside en la falta de síntomas fácilmente identificables que este tumor presenta, cuando se manifiesta y la paciente visita al especialista, muchas veces es tarde.
A nivel mundial, el cáncer de ovario ocupa el octavo lugar en frecuencia de diagnóstico entre las mujeres y es la sétima causa de muerte por este mal. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, OMS, cada año unos 230 mil nuevos casos de cáncer de ovario son diagnosticados mundialmente.

 

De acuerdo con cifras de la Caja Costarricense de Seguro Social, CCSS, alrededor de 237 mujeres son diagnosticadas con este tipo de cáncer cada año. El Ministerio de Salud reportó 67 muertes en el 2011 por esta causa.
“Este tipo de tumor se desarrolla principalmente en mujeres mayores de 40 años; sin embargo, las jóvenes también son propensas, sólo que en menor probabilidad”, destacó Francisco Fúster, ginecólogo-oncólogo del Instituto Costarricense de Oncología (ICOT)

Para prevenir este tipo de cáncer, autoridades del ICOT insisten en que las mujeres se realicen pruebas de rutina, como el chequeo ginecológico que incluye papanicolau y examen de mamas, también ultrasonido y si hay duda, recurrir a pruebas de laboratorio como marcadores tumorales.

Los ovarios son de gran importancia para las mujeres, ya que no sólo producen los óvulos para su reproducción, sino que son la fuente principal de las hormonas femeninas: estrógeno y progesterona.
“La información es la herramienta fundamental en la lucha contra el cáncer de ovario, ya que es vital un diagnóstico precoz, teniendo en cuenta que el 90% de las mujeres sobrevive cuando se diagnostica de forma temprana. Actualmente, esto sucede en el 20% de los casos”, aseveró Fúster.

Es complicado establecer síntomas específicos para este tipo de cáncer, aunque, según el doctor Fúster, hay que prestar una especial atención cuando se tiene una hinchazón abdominal, presión en la pelvis o sangrado vaginal. Esto nos indicaría la necesidad de realizar pruebas complementarias.

El 10% de los tumores diagnosticados se debe a factores hereditarios; el uso de medicamentos para la fertilidad aumenta el riesgo de padecer este mal. Asimismo, el uso de estrógenos después de la menopausia aumenta el riesgo de cáncer de ovario (se incrementa en las mujeres que reciben solo estrógenos, sin progesterona).

“Las mujeres deben tomar conciencia de la importancia de prevenir la enfermedad. Visitar regularmente a su ginecólogo es un seguro de vida. En el marco del Día Mundial del Cáncer de Ovario, que se celebra este 8 de mayo, queremos reiterar el llamado a la prevención. Nuestras mujeres tienen la posibilidad de salvar sus vidas, sin necesidad de que este mal las tome por sorpresa y acabe con ellas”

Fuente: Costaricaon